Noticias

Resonancia digestiva



agosto 22, 2022

Tomografía computarizadaImagen médica

¿Cómo se diagnostica un trastorno digestivo? Para llegar a un diagnóstico de los trastornos digestivos, el médico elaborará una historia clínica completa y precisa en la que se anotarán los síntomas que ha experimentado y cualquier otra información pertinente. También se realiza un examen físico para ayudar a evaluar el problema de forma más completa. Algunos pacientes necesitan someterse a una evaluación diagnóstica más amplia, que puede incluir pruebas de laboratorio, pruebas de imagen y/o procedimientos endoscópicos. Estas pruebas pueden incluir cualquiera de las siguientes, o una combinación de ellas:Pruebas de laboratorioPruebas de imagenProcedimientos endoscópicosOtros procedimientos

Resonancia magnética del tracto gastrointestinal

Las ventajas de utilizar modelos in vitro son la facilidad de muestreo, las condiciones bien controladas y reproducibles, la capacidad de evaluar los procesos químicos en detalle y la ausencia de restricciones éticas. Además, estos sistemas simplificados también facilitan la interpretación (dentro de los límites del modelo) y se pueden realizar fácilmente múltiples experimentos de seguimiento para seguir desentrañando los fenómenos observados. Sin embargo, la validación de los modelos in vitro sigue siendo un gran reto debido a las simplificaciones inherentes, como la ausencia de mecanismos de retroalimentación. Por ejemplo, la secreción de jugos digestivos en respuesta a una comida in vivo está regulada por el sistema nervioso autónomo y varias hormonas, lo cual es extremadamente difícil de reproducir en modelos in vitro (Referencia Bornhorst y Singh8). Para ayudar a la validación de los modelos in vitro, es interesante investigar el potencial de los enfoques no invasivos para la monitorización in vivo de la digestión. En las siguientes secciones se describen varias técnicas prometedoras de RM.

Wikipedia

La función gastrointestinal (GI) es compleja y las mediciones fisiológicas están sujetas a diversas dificultades técnicas y limitaciones prácticas. La técnica ideal sería no invasiva, ampliamente disponible, cómoda y fiable, y no expondría al sujeto a radiaciones ionizantes. Permitiría la evaluación directa de la función gastrointestinal tanto en el estado postprandial como en el de reposo, y sería capaz de diferenciar entre alimentos, secreciones y aire en el lumen. La estructura y la función GI son interdependientes y la técnica ideal permitiría la evaluación simultánea de estos factores. Por último, el intestino opera como un todo funcional y es deseable la evaluación del tracto gastrointestinal proximal y distal a la zona de interés. En este artículo, los autores resumen el desarrollo y la validación de técnicas de imagen por resonancia magnética que superan muchas de las deficiencias de los métodos existentes y tienen muchas características de la investigación «ideal» de la función GI.

La función esofágica se ha observado utilizando una secuencia de RM rápida recientemente desarrollada, True Fast Imaging with Steady State Precession (TrueFISP).3 Sin embargo, el mantenimiento de la resolución espacial y temporal durante la rapidísima secuencia de eventos motores que caracterizan la deglución sigue siendo un factor limitante y, en la actualidad, la RM no ofrece ventajas sobre los estudios con bario que describen con precisión el proceso de deglución y delinean las anomalías orofaríngeas.

Ct del tracto gi

Introducción: Aproximadamente la mitad de los pacientes adultos que sufren dolor abdominal crónico pueden no tener una causa orgánica. Nuestro propósito fue evaluar la información adicional de la resonancia magnética (RM) en el diagnóstico de las causas orgánicas subyacentes de dicho dolor. Métodos: Realizamos una auditoría retrospectiva de 636 RMN abdominales consecutivas en pacientes que sufrían dolor abdominal inespecífico (DAN) durante los años 2014-2017. Se comparó la historia clínica, el examen clínico, los informes de endoscopia y los resultados de la RMN en todos los pacientes. La hipótesis era que la RM aumenta notablemente la especificidad diagnóstica de los síntomas de los pacientes. Resultados: La edad media de los pacientes era de 66 ± 14 años y el 60% eran mujeres. La duración del dolor abdominal oscilaba entre 1 mes y 30 años (mediana de 1,1 ± 4,0 años). Junto con la RMN abdominal (n = 636), se realizaron también ecografías (n = 106, 17%), colonoscopias (n = 222, 35%) y gastroscopias (n = 217, 34%). La resonancia magnética abdominal reveló información adicional en 161/636 (25%) de los pacientes con NSAP. Las anomalías óseas espinales y pélvicas (n = 107) y los tumores malignos (n = 31) fueron los hallazgos específicos de órganos más significativos que cambiaron el algoritmo de tratamiento. Conclusiones: Cuando la tomografía computarizada no está disponible en las consultas externas, la RM abdominal aumenta notablemente la especificidad diagnóstica y altera el tratamiento en 1 de cada 4 pacientes que padecen NSAP. Por lo tanto, se sugiere la realización de una RMN abdominal en los pacientes que padecen síntomas graves de NSAP.

You Might Also Like