Salud

Problemas musculares en perros



julio 18, 2022

Fotos de perros con miositis del músculo masticatorio

Cuando el sistema neuromuscular no funciona correctamente, los músculos se debilitan y el perro puede sufrir atrofia muscular.    Los trastornos degenerativos de los músculos pueden ser temporales y repentinos, mientras que otros son más crónicos y progresivos.    En los casos leves, los perros se ven afectados de forma inconsistente y pueden seguir teniendo una buena calidad de vida. En los casos graves, puede producirse una parálisis y el perro necesitaría mucha asistencia y cuidados cariñosos.Los trastornos nerviosos y musculares en los perros, o trastornos neuromusculares, son trastornos que se caracterizan por anomalías en el sistema nervioso y la relación con los movimientos musculares controlados en los perros.Trastornos nerviosos y musculares Coste medioDe 49 presupuestos que oscilan entre 3.000 y 20.000 dólaresCoste medio6.500 dólaresProtéjase y proteja a su mascota. Compare los mejores planes de seguro para mascotas.Síntomas de los trastornos nerviosos y musculares en perrosLos trastornos nerviosos y musculares de los perros presentan una variedad de síntomas evidentes que justifican la atención de un profesional médico. Hay varios trastornos neuromusculares diferentes y muchos de ellos tienen síntomas muy similares. Los síntomas incluyen:

Atrofia muscular cráneo de perro

Unos huesos, articulaciones y músculos sanos mantienen a nuestras mascotas libres de dolor cuando se mueven. Los primeros síntomas de las enfermedades están relacionados principalmente con la limitación de la movilidad: los perros evitan los movimientos incómodos, como subir las escaleras con enfermedades de la columna vertebral, o cojean para proteger la zona afectada. En el siguiente artículo, ofreceremos un breve resumen de las posibles enfermedades que afectan al sistema musculoesquelético.

Al igual que en el caso de los humanos, la dieta y el ejercicio son las dos piedras angulares de un sistema musculoesquelético sano. Las bases se establecen durante la fase de cachorro: los perros grandes, en particular, pueden verse afectados, ya que una ingesta excesiva de energía puede hacer que crezcan proporcionalmente demasiado rápido, lo que interfiere en la formación del esqueleto. Una ingesta equilibrada de calcio y fósforo a través de la alimentación también desempeña un gran papel en este sentido. Por ello, como medida preventiva, se recomienda optar por un alimento para perros especial para razas grandes que aborde esta cuestión. A cualquier edad, debe evitar que su compañero canino gane peso excesivo ofreciéndole una dieta equilibrada. Asimismo, debe asegurarse de que los músculos y las articulaciones no se sobrecarguen con movimientos incorrectos o demasiado intensos. Los saltos en el caso de los perros pesados o la subida de escaleras en el caso de los perros de raza grande o que aún no han alcanzado la edad adulta deben ser tabú.

Debilidad muscular en perros

Los trastornos del sistema somatosensorial, como el dolor neuropático, afectan hasta al 8% de la población general y hasta al 90% de las personas que viven con una lesión medular crónica (LME); sin embargo, estas afecciones siguen siendo una morbilidad infravalorada en los pacientes veterinarios (1, 2). Además, los veterinarios han recibido históricamente una formación limitada en los conceptos del dolor neuropático durante su formación, lo que hace más difícil reconocer este problema potencial en los pacientes. El objetivo de esta revisión es resumir los conceptos básicos de la bibliografía relacionada con las alteraciones somatosensoriales y el dolor neuropático y revisar las publicaciones recientes relacionadas con el diagnóstico y el tratamiento del dolor neuropático en perros. La terminología relacionada con el dolor neuropático es muy amplia y a menudo se utiliza de forma incorrecta tanto en la literatura clínica humana como en la veterinaria. En la Tabla 1 se resumen las definiciones de términos importantes para el debate sobre el dolor neuropático, tal como recomienda la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) (3).

Problemas musculares en las patas traseras de los perros

La osteoartritis es un problema común en los perros, sobre todo en los mayores y en las razas grandes. Aunque no existe una cura para esta enfermedad progresiva, la identificación temprana del problema y el inicio de un tratamiento adecuado pueden ayudar a mantener a su perro activo y mejorar su calidad de vida.

La osteoartritis, también conocida como enfermedad articular degenerativa (EAD), es una inflamación de la articulación que empeora progresivamente debido al deterioro del cartílago. En una articulación sana, el cartílago actúa como un amortiguador que permite que la articulación se mueva sin problemas en toda su amplitud de movimiento. En los casos de artrosis, este cojín cartilaginoso comienza a romperse debido a factores como la edad, las lesiones, el estrés repetitivo o las enfermedades. La pérdida de esta almohadilla protectora provoca dolor, inflamación, disminución de la amplitud de movimiento y la aparición de espolones óseos. Aunque cualquier articulación del cuerpo puede desarrollar osteoartritis, esta enfermedad afecta con mayor frecuencia a las extremidades y a la parte inferior de la columna vertebral.

Si su perro está predispuesto a desarrollar osteoartritis, es especialmente importante que se mantenga al día con las visitas regulares de bienestar a su veterinario. Éste puede ayudar a garantizar que su perro mantenga un peso saludable y un estilo de vida activo, y a menudo puede detectar los signos de artrosis a tiempo, antes de que el problema se agrave.

You Might Also Like