Blog

Linfoma cutáneo pronóstico



agosto 11, 2022

Síntomas del linfoma cutáneo

Skip to Main ContentOverviewLa mayoría de las personas conocen los tipos básicos de cáncer de piel. Pero no muchos han oído hablar de un tipo raro de linfoma llamado linfoma cutáneo de células T (CTCL), que a menudo se detecta por primera vez debido a los síntomas de la piel.

Aunque el linfoma de células T también puede afectar a la sangre, los ganglios linfáticos y los órganos internos, lo más habitual es que afecte a la piel, causando manchas parecidas a sarpullidos, picores y, a veces, incluso tumores. El linfoma de células T no es curable, pero se puede tratar.

El Departamento de Dermatología de Yale Medicine ofrece atención experta y multidisciplinar y tratamientos avanzados, incluida la fototerapia para este tipo inusual de linfoma.  ¿Qué es el linfoma cutáneo de células T (CTCL)? El linfoma de células T es una forma rara de linfoma que puede afectar a muchas partes diferentes del cuerpo, incluyendo la sangre, el sistema linfático y los órganos internos. Sin embargo, normalmente el CTCL se presenta con síntomas en la piel, como pequeñas manchas de enrojecimiento o piel seca que crecen o se extienden muy lentamente, durante largos períodos de tiempo. A veces, sin embargo, el CTCL es agresivo y se desplaza rápidamente.

Imágenes del linfoma cutáneo de células T

El linfoma cutáneo de células T (CTCL) es un tipo raro de linfoma no Hodgkin que afecta a la piel. El CTCL puede desarrollarse cuando las células T se vuelven anormales (cancerosas). Las células T son glóbulos blancos que normalmente ayudan a combatir las infecciones. A veces se denominan linfocitos T.

En este tipo de CTCL, las células T anormales circulan por la sangre. También afectan a la piel y pueden encontrarse en otras zonas del cuerpo, como los ganglios linfáticos. El síndrome de Sezary suele tener un crecimiento más rápido que la MF.

En ocasiones, los síntomas del CTCL pueden permanecer igual durante muchos años. Muchas personas no pasan de la primera fase. Algunas personas no tienen ningún síntoma hasta que notan bultos elevados (tumores) en la piel. Los diferentes estadios del CTCL son:

A veces se utilizan tratamientos que actúan en todo el cuerpo. Estos tratamientos pueden administrarse en forma de comprimidos, o como una inyección en una vena o bajo la piel. A continuación, son transportados por la sangre a todas las zonas del cuerpo.

Después del tratamiento, tendrá que acudir a citas periódicas de seguimiento. En estas citas puede hablar con su médico o enfermera sobre cualquier preocupación que pueda tener. Su médico querrá saber cómo se siente y comprobar que se está recuperando de los efectos secundarios del tratamiento.

Erupción cutánea de linfoma de células t

Figura 2. Linfoma cutáneo primario de células del centro germinal: hallazgos histológicos. Examen histológico que muestra un denso infiltrado linfoide en dermis e hipodermis, organizado en nódulos vagamente definidos. La población linfoide infiltra la hipodermis, atrapando adipocitos (A: H&E, 2×). Los nódulos linfoides están constituidos por centros germinales grandes e irregulares (B: H&E, 40×) y son positivos para la inmunotinción de bcl6 (C: inmunotinción de bcl6, 10×). Linfoma cutáneo primario de la zona marginal: hallazgos histológicos. Población linfoide difusa en la dermis reticular, que se extiende a lo largo de un pelo (D: H&E, 2×). La población linfoide es heterogénea, incluyendo linfocitos maduros, células linfo-plasmocitarias y células plasmáticas (E: H&E, 40×). La inmunotinción para CD21 pone de manifiesto una red parcialmente destruida de células dendríticas foliculares (F: inmunotinción para CD21, 40×).

Según la recomendación de consenso de la EORTC/ISCL, los pacientes con lesiones solitarias o poco contiguas pueden ser tratados con radioterapia o escisión quirúrgica con intención curativa. Varios estudios proponen el uso de RT de baja dosis (LDRT) (4 Gy) porque ha mostrado altas tasas de respuesta reduciendo las tasas de toxicidad aguda (14). El tratamiento antibiótico es necesario en los casos de PCMZL con anticuerpos de Borrelia positivos. Existen muchas terapias tópicas con buena respuesta: clobetasol, mostaza nitrogenada, crioterapia e imiquimod. El tratamiento intralesional con triamcinolona o interferón α (INFα) o rituximab puede utilizarse como tratamiento de segunda línea o en pacientes con múltiples lesiones localizadas (15). En estos casos, también se puede utilizar rituximab intravenoso (16), clorambucil o radioterapia local. En el PCMZL, como en todos los linfomas indolentes, se puede seguir una estrategia de espera. Esta estrategia consiste en observar y tratar al paciente sólo cuando la enfermedad presenta síntomas sistémicos, masa voluminosa (<7 cm), esplenomegalia sintomática, leucemización progresiva y derrames séricos. El seguimiento se suele planificar cada 6 meses con un examen completo de la piel y los ganglios linfáticos (17-21).

Linfoma cutáneo de células t

El linfoma cutáneo de células T es un tipo de cáncer. Se inicia en las células sanguíneas denominadas linfocitos T. Son glóbulos blancos que forman parte del sistema inmunitario. Normalmente combaten las infecciones en el organismo. El linfoma de células T comienza en el tejido linfático que se encuentra en todo el cuerpo, como en el bazo, las amígdalas, la médula ósea, los intestinos y la piel. La mayoría de los linfomas de la piel (cutáneos) son linfomas de células T. El linfoma cutáneo de células T causa manchas o bultos escamosos denominados lesiones o tumores. El cáncer también se conoce como linfoma de la piel. Es un tipo de linfoma no Hodgkin.

Los síntomas del linfoma cutáneo de células T dependen de la extensión del cáncer (estadio). Los síntomas pueden parecerse a los de otras enfermedades de la piel. Asegúrese de acudir a su médico para que le haga un diagnóstico. A continuación se enumeran los signos y síntomas más comunes de la micosis fungoide y el síndrome de Sezary:

Su médico le preguntará sobre su historial médico y le hará un examen físico. También es posible que le hagan una biopsia de un tumor cutáneo o de un ganglio linfático. Se trata de una pequeña muestra de tejido que se toma con una aguja o mediante una pequeña intervención quirúrgica. A continuación, el tejido se analiza en un laboratorio en busca de células cancerosas. La biopsia confirmará el diagnóstico. También es posible que se tomen muestras de los ganglios linfáticos, la médula ósea y la sangre para buscar células de linfoma. Esto ayuda a determinar el estadio de la enfermedad.

You Might Also Like