Enfermedades

Enfermedad hipertensiva del embarazo pdf



julio 17, 2022

Trastornos hipertensivos en el embarazo ppt

El objetivo del tratamiento antihipertensivo es prevenir las complicaciones maternas de la hipertensión grave. El tratamiento se administra si la presión arterial sistólica es ≥ 160 mmHg o si la presión arterial diastólica es ≥ 110 mmHg. El objetivo del tratamiento es reducir la presión arterial a unos 140/90 mmHg. El tratamiento antihipertensivo no mejora el pronóstico fetal.  Debe llevarse a cabo con precaución. Es esencial preservar la perfusión placentaria y evitar una caída excesiva de la presión arterial materna.

Sociedad para el Estudio de la Hipertensión en el Embarazo. Clasificación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos hipertensivos del embarazo: Una declaración revisada de la ISSHP. Pregnancy Hypertens.  2014 Abr;4(2):97 104.

– En la preeclampsia pueden observarse otros síntomas: orina oscura, baja diuresis, aparición repentina o aumento del edema de piernas y manos. Estos síntomas por sí solos no confirman el diagnóstico de preeclampsia, pero exigen el control de la presión arterial y la proteinuria.- La proteinuria anormalmente alta ya no se considera una característica grave en la preeclampsia. Sin embargo, si no es posible realizar un control regular y fiable de los niveles de creatinina en sangre, la proteinuria elevada (3+ o más en el análisis de orina con tira reactiva) debe considerarse como un criterio para la derivación a un centro CEmONC.

Hipertensión Figo en el embarazo

Nicole D. Ford, PhD1; Shanna Cox, MSPH1; Jean Y. Ko, PhD1; Lijing Ouyang, PhD1; Lisa Romero, DrPh1; Tiffany Colarusso, MD1; Cynthia D. Ferre, MA1; Charlan D. Kroelinger, PhD1; Donald K. Hayes, MD2; Wanda D. Barfield, MD1 (Ver afiliación de los autores)

Durante 2017-2019, la prevalencia de HDP entre las hospitalizaciones de parto aumentó del 13,3% al 15,9%. La prevalencia más alta fue entre las mujeres de 35 a 44 años (18,0%) y de 45 a 55 años (31,0%), y las que eran mujeres negras (20,9%) o indias americanas y nativas de Alaska (16,4%). Entre las muertes ocurridas durante la hospitalización por parto, el 31,6% tenía documentado un código de diagnóstico de HDP.

Las complicaciones graves asociadas a la HDP y la mortalidad son prevenibles con la implementación equitativa de iniciativas de mejora de la calidad para reconocer y tratar rápidamente la HDP y aumentar la conciencia de los signos de advertencia materna urgentes.

Durante 2017-2019, la prevalencia de HDP entre las hospitalizaciones de parto aumentó del 13,3% al 15,9% (Figura 1), un aumento de aproximadamente 1 punto porcentual anual. Las pruebas de tendencia lineal sugirieron que el cambio en la prevalencia anual de la HDP en general, la hipertensión asociada al embarazo y la hipertensión crónica aumentó durante 2017-2019, mientras que la prevalencia de la hipertensión materna no especificada se mantuvo estable. La prevalencia de la hipertensión asociada al embarazo aumentó del 10,8% al 13,0% y la de la hipertensión crónica aumentó del 2,0% al 2,3%.

Guías de la Esc hipertensión en el embarazo

Se compararon las complicaciones maternas y los procedimientos utilizados para el tratamiento de las pacientes entre las mujeres que presentaban los diferentes tipos clínicos de trastornos hipertensivos. Las diferencias entre los grupos se evaluaron con la prueba de Chi-cuadrado y se informó de un valor p para la tendencia.Consideraciones éticasEsta investigación formó parte de un proyecto de investigación posdoctoral del último autor (DKK) titulado:

La tabla 3 muestra la incidencia de los diferentes tipos de trastornos hipertensivos. De ellos, 218 (54,1 %) eran preeclampsia grave, mientras que 172 (42,7 %) tenían eclampsia, y 13 incluían el síndrome HELLP y la hipertensión crónica. De las 403, 265 (65,8 %) fueron derivadas: 141 (64,7 %) de las 218 con preeclampsia grave fueron derivadas, mientras que 113 (65,7 %) de las 172 mujeres con eclampsia fueron derivadas.Tabla 3 Incidencia de los trastornos hipertensivos del embarazo en relación con los resultados maternosTabla completa

La tabla 4 muestra las características de las participantes evaluadas según los criterios diagnósticos para la definición de los resultados maternos graves (casos de cuasi-infección materna y muertes maternas. La cianosis, la respiración anormal, la oliguria, la pérdida de conciencia, el colapso circulatorio o el shock, la coagulopatía, la presencia de trombocitopenia, el lactato sérico elevado, la necesidad de diálisis y el ingreso en la unidad de alta dependencia se asociaron significativamente con los resultados maternos graves para la eclampsia en comparación con la preeclampsia grave. Tabla 4 Criterios diagnósticos utilizados para la definición de resultados maternos graves (casos de cuasi-infección materna o muertes maternas) en los trastornos hipertensivos del embarazoTabla de tamaño completo

Directrices de Niza sobre la preeclampsia

Los trastornos hipertensivos afectan hasta al 10% de los embarazos en Estados Unidos.1 La presión arterial (PA) elevada en el embarazo puede representar una hipertensión crónica (que se produce antes de las 20 semanas de gestación o que persiste más de 12 semanas después del parto), hipertensión gestacional (que se produce después de las 20 semanas de gestación), preeclampsia o preeclampsia superpuesta a la hipertensión crónica.1 Las directrices nacionales eliminan el requisito de la proteinuria en el diagnóstico de la preeclampsia, recomiendan el parto a las 37 semanas en las mujeres que tienen hipertensión gestacional o preeclampsia sin características graves, recomiendan la profilaxis de las convulsiones con sulfato de magnesio (MgSO4) sólo cuando la preeclampsia tiene características graves, y piden una mayor concienciación sobre los riesgos de la hipertensión posparto.1

Recomendación clínicaCalificación de la evidenciaReferenciasLas mujeres con hipertensión gestacional o preeclampsia sin características graves deberían tener un parto planificado a las 37 semanas de gestación. B1, 25 El sulfato de magnesio es el tratamiento de elección para prevenir las crisis eclámpticas (NNT = 100) y el desprendimiento de la placenta (NNT = 100) en mujeres con preeclampsia de características graves.A23, 24, 29 El sulfato de magnesio es más eficaz que el diazepam (Valium) o la fenitoína (Dilantin) para prevenir las crisis eclámpticas recurrentes y disminuir la mortalidad materna. A31, 32 El labetalol o la hidralazina intravenosos o el nifedipino oral pueden utilizarse para tratar la hipertensión grave durante el embarazo.B36 En el caso de las mujeres que padecen preeclampsia con características graves entre las 24 y las 34 semanas de gestación, el tratamiento expectante con una estrecha vigilancia de la madre y el feto reduce las complicaciones neonatales y los días de estancia en la unidad de cuidados intensivos.B40 La aspirina a dosis bajas tiene beneficios pequeños o moderados en la prevención de la preeclampsia entre las mujeres de riesgo (NNT = 72). El NNT desciende a 19 entre las mujeres de mayor riesgo.A50 La administración de suplementos de calcio puede disminuir la incidencia de hipertensión, preeclampsia y mortalidad entre las mujeres de alto riesgo con una baja ingesta de calcio. Sin embargo, es poco probable que las mujeres de Estados Unidos u otros países desarrollados se beneficien.B1, 52

You Might Also Like