Blog

Ecografia pediátrica



agosto 21, 2022

Escuela de ecografía pediátrica

La ecografía renal pediátrica es un examen de los riñones y la vejiga con un ecógrafo, que utiliza ondas sonoras para formar imágenes de los diferentes órganos del cuerpo de su hijo. Las ondas sonoras no pueden ser escuchadas por el oído humano y no pueden ser sentidas por el niño que se somete al estudio ecográfico.

Los estudios de ecografía renal se suelen realizar para investigar las causas de las infecciones del tracto urinario (infecciones que afectan a la orina o a los órganos que forman y descargan la orina). A veces se realizan en niños muy pequeños para que los médicos puedan hacer un seguimiento de los cambios en el desarrollo del bebé identificados en las exploraciones que se realizaron cuando el niño aún estaba en el útero de la madre (matriz).

Su hijo necesita tomar líquidos claros sin burbujas para llenar la vejiga y permitir que ésta se vea correctamente en las imágenes de la ecografía renal. El agua es el mejor líquido para prepararse para una ecografía renal, pero también son adecuados los zumos claros (como el de manzana o grosella negra) o los cordiales.

Protocolos de ecografía pediátrica

La ecografía se ha convertido en una herramienta útil en el trabajo de los pacientes pediátricos debido a la naturaleza altamente conveniente, rentable y segura del examen. Con los rápidos avances en las técnicas de ecografía anatómica y funcional en los últimos años, la utilidad diagnóstica e intervencionista de la ecografía ha aumentado enormemente. Las técnicas ecográficas avanzadas constituyen un conjunto de nuevas tecnologías que emplean microburbujas para proporcionar contraste y mejorar la visualización del flujo, elastografía para medir la rigidez del tejido, Doppler ultrarrápido para proporcionar una alta resolución espaciotemporal del flujo, técnica tridimensional y cuatridimensional para generar una representación espaciotemporal precisa de la anatomía, e imágenes de alta frecuencia para delinear las estructuras anatómicas con una resolución de hasta 30 μm. La aplicación de estas técnicas puede mejorar el diagnóstico de lesiones orgánicas, tumores viables y patologías vasculares a pie de cama. Esto tiene importantes implicaciones clínicas en los pacientes pediátricos que no son candidatos fáciles para una larga resonancia magnética o un examen que requiera radiación, y que también necesitan una técnica de cabecera altamente sensible para la orientación terapéutica. Para utilizar de la mejor manera posible las técnicas ecográficas avanzadas disponibles actualmente para los pacientes pediátricos, es necesario comprender la utilidad diagnóstica de cada técnica. En esta revisión, informaremos a los lectores sobre las técnicas ecográficas emergentes y sus respectivas aplicaciones clínicas.

Salario de ecografía pediátrica

En este estudio ecográfico se incluyeron 146 pacientes consecutivos (62 niños y 84 niñas; edad media, 7 años; rango de edad, 2-15 años).Se excluyeron los niños con fibrosis quística, dolor abdominal agudo, con apendicectomía previa y menores de 2 años (por la dificultad para realizar el examen).En 120 niños se visualizó el apéndice.

Material y métodoEn este estudio ultrasonográfico se reclutó a un total de 3376 niños.El número total de pacientes no coincide con el número total de pacientes de este estudio porque no se incluyeron todos los subgrupos de edad en la tabla.

El grosor de la pared de la vejiga se midió a partir de una imagen ampliada del plano transversal de la vejiga vaciada en 3 puntos: anterolateralmente, lateralmente y posterolateralmente (figura). Se tomó la media de estas tres mediciones.

De esta población, 86 tenían edades comprendidas entre 1 y 19 años (sólo se presentan los datos correspondientes a esta selección).El grosor de la pared del intestino se midió en secciones transversales y comprendía la mucosa, la lámina propia, la muscularis mucosa, la submucosa y la muscularis propia.

Comentarios

El conocimiento de la anatomía normal y sus variantes es fundamental en la radiología de diagnóstico.    Esto es especialmente cierto en la radiología pediátrica, donde el crecimiento y el desarrollo normales crean un espectro más amplio de valores normales.    Sin embargo, las medidas normales no siempre son fácilmente accesibles para los radiólogos en su práctica diaria. Este sitio web pretende permitir que la información sea accesible a cualquier radiólogo con acceso a Internet.

Este sitio web mostrará una base de datos en desarrollo que incluye selecciones de todos los sistemas de órganos principales y todas las modalidades de imagen.    «Medidas normales en radiología pediátrica» está siendo compilado por radiólogos pediátricos de varios hospitales universitarios de Norteamérica. Este material ha sido publicado previamente en varias revistas y libros; hemos hecho todo lo posible por reproducir esta información con precisión y citar las referencias.

Somos conscientes de que muchos elementos valiosos podrían haberse pasado por alto.    Sin embargo, nos gustaría pedir a todos los visitantes que nos informen de cualquier error de omisión o comisión.    Esperamos que la fácil disponibilidad de este material estimule una mayor investigación para ampliarlo y aclararlo.

You Might Also Like