Noticias

Artrosis factores de riesgo



agosto 9, 2022

Factores de riesgo de la artrosis

La artritis es común; de hecho, aproximadamente 1 de cada 4 adultos estadounidenses tiene artritis. Algunos comportamientos y características, denominados factores de riesgo, aumentan la probabilidad de que un adulto padezca algunos tipos de artritis o la empeore. Algunos factores de riesgo se pueden controlar, pero otros no. Puede reducir el riesgo de padecer artritis o de que ésta empeore cambiando los factores de riesgo que puede controlar.

Factores de riesgo que puede controlarLos factores de riesgo modificables son aquellos que puede controlar. Los cambios en el estilo de vida pueden reducir el riesgo de padecer algunos tipos de artritis o de empeorarla.

Las personas con sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de padecer artrosis de rodilla que las personas sin sobrepeso. El exceso de peso también puede empeorar la artrosis de rodilla. El exceso de peso ejerce una mayor presión sobre las articulaciones, especialmente sobre las que soportan peso, como las caderas y las rodillas.

Fumar aumenta el riesgo de desarrollar artritis reumatoide (AR) y puede empeorar la enfermedad.  También puede causar otros problemas médicos.  Fumar también puede dificultar la actividad física, que es una parte importante del control de la AR y otros tipos de artritis.

Tratamiento de la artritis

Con la OA, el cartílago de una articulación comienza a romperse y el hueso subyacente empieza a cambiar. Estos cambios suelen desarrollarse lentamente y empeorar con el tiempo. La OA puede causar dolor, rigidez e hinchazón. En algunos casos, también provoca una reducción de la función y una discapacidad; algunas personas ya no son capaces de realizar tareas cotidianas o trabajar.

Además de estos tratamientos, las personas pueden ganar confianza en el manejo de su OA con estrategias de autogestión. Estas estrategias ayudan a reducir el dolor y la discapacidad para que las personas con osteoartritis puedan realizar las actividades que son importantes para ellas. Estas cinco estrategias sencillas y eficaces para el control de la artritis pueden ayudar.

Tratamiento de la artrosis

Hormonas: Existe una posible relación hormonal para la artritis reumatoide (AR) y el lupus eritematoso sistémico (LES) con evidencias de cambios en la enfermedad que ocurren alrededor de la menopausia y el embarazo (particularmente en la AR). También se ha comprobado que las hormonas están relacionadas con la progresión de la enfermedad.

Dieta: desempeña un papel importante en el mantenimiento de un peso saludable, que es un factor clave en la prevención/reducción de la progresión de la enfermedad. También es un factor de riesgo identificado para el desarrollo y la gestión de la gota.

Sobrepeso y obesidad: El exceso de peso puede contribuir tanto a la aparición como a la progresión de la artrosis de rodilla, cadera y mano (OA). También está asociado a la gravedad/progresión de varios tipos de artritis.

Causas de la artritis

La osteoartritis no se debe simplemente al «desgaste» de la articulación, sino que es un trastorno complejo caracterizado por cambios moleculares, anatómicos y fisiológicos. Al tratarse de una enfermedad tan compleja, hay una serie de factores de riesgo -modificables y no modificables- que contribuyen a su aparición y progresión, algunos de los cuales pueden ser mediados con estrategias de gestión adecuadas.

En las últimas dos décadas se ha aprendido mucho sobre la patogénesis de la osteoartritis (OA). Aunque esta investigación aún no ha dado lugar a opciones de tratamiento eficaces para la OA, ha orientado a proveedores y pacientes por igual para identificar la presencia y los factores de riesgo de la OA y ayudar a controlar la enfermedad y frenar su progresión.

El cartílago articular (hialino) sano es una sustancia sin fricción, aneural y avascular que cubre los extremos de los huesos en una articulación.    El cartílago sólo tiene entre 2 y 5 mm de grosor y puede comprimirse hasta un 40% cuando soporta una carga.2 El agua es el principal componente del cartílago, pero también contiene colágeno, agregados de proteoglicanos (aggrecanos), proteínas y condrocitos.    El cartílago es metabólicamente activo y sufre una continua remodelación interna bajo el control de los condrocitos. El líquido sinovial, que se encuentra en la cápsula articular, es viscoso, ayuda a la lubricación y al movimiento de la articulación y permite que los nutrientes vitales lleguen al cartílago, al tiempo que bloquea las sustancias nocivas.    Junto con los músculos y el hueso subcondral, el líquido sinovial es un componente importante para la reducción de la tensión articular o la absorción de cargas. El ácido hialurónico es un componente clave tanto del líquido sinovial como del cartílago, que facilita la viscosidad del líquido sinovial, actúa como amortiguador en caso de carga articular repentina y filtra las células y moléculas potencialmente dañinas.3

You Might Also Like